Termas de Bath: La Villa Termal de Reino Unido

Los baños romanos de la ciudad de Bath no eran unas termas cualquiera. La restauración ha revelado lo especiales que eran. Después de una visita, prueba tú mismo las aguas mágicas en el balneario del siglo XXI.

termas romanas bath
Termas romanas de Bath

Historia de las termas de Bath

Las termas eran lugares comunes para socializar en todo el mundo romano. Pero el centro de baños dedicado a la diosa Sulis Minerva en la ciudad inglesa de Bath, ahora Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, era único.

En ningún otro lugar del Imperio Romano se ha descubierto una disposición tan grande y compleja de baños, salas de tratamiento y santuarios, todo ello calentado de forma natural de una manera -al menos para los romanos- completamente misteriosa.

Hasta bien entrada la década de los noventa, la visita a los baños romanos de la ciudad de Bath, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, pasaba por un conjunto de ruinas húmedas y semioscuras, mal explicadas y, francamente, para los no iniciados, un poco aburridas.

La idea de estos baños romanos de 2.000 años de antigüedad, que no se descubrieron hasta mediados del siglo XIX y se abrieron al público a finales de 1800, era más emocionante que la experiencia.

La prohibición de 1978

historia-termas-bath
Termas romanas originales

Hasta 1978, la gente nadaba ocasionalmente en las aguas verdes teñidas de algas del Gran Baño y algunos de los baños más pequeños se utilizaban para tratamientos terapéuticos. Pero el coste de mantenimiento y el descubrimiento de una peligrosa bacteria en las antiguas tuberías hicieron que los baños se declararan prohibidos.

El cambio de milenio: las termas actualizadas de Bath

Todo eso ha cambiado. En 1997, después de que muchas iniciativas se sucedieran, una inyección de dinero del Fondo de la Lotería del Patrimonio propició un enorme renacimiento. En 2006 se inauguró una nueva instalación pública, el multimillonario complejo termal Thermae Bath Spa. Y los baños romanos, conocidos como King’s Bath, volvieron a abrirse al público con exposiciones museísticas y presentaciones multimedia muy mejoradas.

Hoy en día no se puede nadar en las termas romanas originales, pero su historia se ha interpretado para los visitantes de una forma mucho más viva que en el pasado. Camine por los pasillos, a lo largo de las distintas piscinas, pasando por el manantial sagrado, los vestuarios y saunas, y por los restos del Templo de Minerva

Si tu plan es bañarte en Bath

Balneario piscina exterior Bath
Piscina de la azotea en el Thermal Bath Spa

Los romanos suscribían el concepto de salus per aquam, la salud a través del agua. De hecho, algunos creen que la palabra «balneario» tiene su origen en las iniciales de esa frase. Utilizaban las amplias instalaciones de Bath para socializar, mejorar su salud, realizar actividades espirituales y meditar.

Si quieres experimentarlo por ti mismo: El balneario Thermae Bath es la solución. Con la promesa de una inmersión total en las increíbles aguas minerales naturalmente calientes de la ciudad, podría ser justo lo que necesitas.

El balnerio Thermae Bath

thermae-balneario-bath
Fachada exterior del balneario actual

El manantial romano sigue suministrando agua caliente a 46ºC a un ritmo de 1.170.000 litros al día a los baños, pero ahora se desvía a través de nuevas y limpias tuberías a unas instalaciones relucientes. La temperatura también se modifica con la adición de agua fría, por lo que no hay que preocuparse de que te hiervan como a una langosta. Y, como se trata de una instalación pública, una sesión en las aguas naturalmente calientes puede ser notablemente asequible.

>>> Consulta las ofertas del balneario

Una combinación entre lo antiguo y lo nuevo

El balneario se extiende por dos edificios georgianos, envolviendo partes de las primeras estructuras de piedra de Bath en extensiones de moderno cristal teñido de agua. El New Royal Bath, el mayor de los dos edificios, contiene las piscinas principales, los vestuarios, los baños de vapor, las duchas de lluvia, las salas de tratamiento y una cafetería. El Cross Bath, en un edificio de estilo Robert Adam catalogado de grado I, es la ubicación de uno de los tres manantiales originales de la ciudad y tiene una historia fascinante. Más adelante hablaremos de ello.

Los baños municipales

El balneario Thermae es una instalación municipal gestionada por el ayuntamiento. Las consideraciones de ahorro energético, control de costes y seguridad e higiene son probablemente más importantes que el lujo sibarita de un spa privado. Por ello, es posible que el vapor de las salas de vapor no sea tan caliente y húmedo como cabría esperar y que la prometida variedad de aromas de las diferentes cámaras de vapor sea relativamente indetectable. Las funciones especiales como las duchas de lluvia o las burbujas de hidroterapia en las piscinas funcionan con ciclos temporizados que parecen más «Off» que «On». Algunas de las piscinas, en particular el baño interior Minerva, pueden estar bastante llenas.

Nada de esto es necesariamente malo. De hecho, si se piensa en ello, las termas romanas también eran instalaciones comunitarias y probablemente también estaban abarrotadas. Así que es una experiencia auténtica y agradable, siempre y cuando se controlen las expectativas.

La atracción estrella

El punto culminante de la visita será sin duda la piscina de la azotea. Si hace frío, es un poco complicado entrar y salir del agua caliente. Pero una vez que te mueves en las únicas aguas termales naturales de Gran Bretaña, las agujas de la Abadía de Bath y las colinas que rodean la ciudad se vislumbran a través de las nubes de vapor, el efecto es mágico. En invierno, cuando oscurece a partir de las 15:30 en Inglaterra, puede reservar una sesión crepuscular y ver salir las estrellas mientras se baña.