Pontevedra, paraíso termal

Pontevedra, una provincia gallega con una rica herencia termal, se presenta como un destino privilegiado para los amantes del bienestar y la salud. La tradición termal de la región, arraigada en la historia y enriquecida por la naturaleza, brinda una experiencia única a través de la «Ruta das Vilas Termais». Esta ruta invita a explorar siete localidades cuyas aguas termales son reconocidas por sus propiedades curativas: Caldas de Reis, Catoira, Cuntis, Mondariz-Balneario, O Grove, Ponte Caldelas y Vila de Cruces.

termas pontevedra

 

Caldas de Reis

Caldas de Reis, conocida desde tiempos romanos por sus aguas termales, ofrece un viaje a través del tiempo. Sus aguas, reverenciadas desde la antigüedad, continúan fluyendo en la fuente pública del ayuntamiento y en los emblemáticos Balneario Acuña y Balneario Davila. Este último, famoso por su singular cañaveral de bambú, nos recuerda la rica historia de la villa y su conexión con figuras históricas como Doña Urraca y Alfonso VII.

Catoira

La villa de Catoira, más allá de su fama por las romerías vikingas, alberga un pasado termal poco conocido. A principios del siglo XX, el balneario y hotel local jugaban un papel central en la vida de la comunidad, aprovechando las aguas de los manantiales locales para la producción de jabón y sales medicinales. Aunque el antiguo balneario ya no esté en funcionamiento, recientes descubrimientos sugieren un futuro prometedor para el termalismo en Catoira.

Cuntis

Cuntis se destaca por su larga tradición termal, con evidencias que datan de la época romana. Hoy, la villa es conocida por sus numerosas fuentes de agua mineromedicinal, que manan a diversas temperaturas y ofrecen una amplia gama de beneficios terapéuticos. La Casa Grande de Castro y el hotel balneario Baños de la Virgen son testimonios de la importancia histórica y actual de Cuntis en el panorama termal gallego.

Mondariz-Balneario

Mondariz-Balneario, con su rica historia y su apogeo a finales del siglo XIX y principios del XX, representa el esplendor del termalismo en la región. A pesar de los desafíos enfrentados a lo largo del tiempo, incluido el devastador incendio del Gran Hotel, Mondariz-Balneario ha sabido reinventarse, manteniendo su estatus como uno de los centros termales más prestigiosos del noroeste peninsular.

O Grove y La Toja

O Grove, con su vecina La Toja, ofrece un santuario termal en un entorno idílico. La leyenda del burro curado en los fangos termales de La Toja ejemplifica el poder curativo de estas aguas, que hoy en día se disfrutan en modernos balnearios y el histórico Gran Hotel. Este enclave se ha convertido en un símbolo del lujo y la salud termal.

Ponte Caldelas y Vila de Cruces

Ponte Caldelas y Vila de Cruces cierran esta ruta termal con sus propias historias y paisajes encantadores. Desde las aguas medicinales que fluyen en Ponte Caldelas hasta el balneario de Vila de Cruces, rodeado por la impresionante cascada del río Toxa, estos lugares ofrecen una combinación perfecta de naturaleza, historia y bienestar.

La provincia de Pontevedra, con su rica herencia termal y su diversidad de balnearios, se consolida como un destino imperdible para quienes buscan relajación, salud y conexión con la naturaleza. La «Ruta das Vilas Termais» no solo ofrece la oportunidad de disfrutar de las propiedades curativas de las aguas termales, sino también de explorar la cultura, la gastronomía y los paisajes de esta región única. Para completar la experiencia, considerar un alquiler vacacional en Pontevedra puede ser la opción ideal para sumergirse completamente en la tranquilidad y el encanto de estas tierras gallegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *